domingo, 19 de abril de 2009

Ya estoy aquí



Esto es lo primero que deseo contaros…el miedo todavía esta en nuestros cuerpos

Paseando con los amigos por el interior de un bosque cercano a nuestra “Residencia campestre” nos pillo una gran tormenta de agua y pedriscos como puños…

Casi al instante oímos un desgarrador grito de angustia, que procedía de los labios de una encantadora joven. Iba avanzando con firmeza bajo el monumental chaparrón: a cada momento se mojaba más, en tanto que aquel bicho que la atacaba, era ciego o estaba borracho. Media docena de amigos le gritábamos con voces fuertes para que se alejara, pero no hacia ni puñetero caso.

El instinto paternal de nuestro amigo Ricardo se conmovió tanto, que hizo lo que en aquellas circunstancias había que hacer. Sin un momento de vacilación se abalanzo sobre el raro bicho, y este salio en dirección opuesta a la chica.

Al fin, llegó un individuo con sentido común…Desafiando todos los peligros, se acercó a la boca del agujero de donde había salido el animal, lo tapono y cerro con muchas piedras; y entonces, de detrás de los árboles y montículos rocosos comenzaron a salir seres humanos totalmente empapados, y cada cual con algo que decir…pero estaban mudos de miedo

En un primer momento me puse a pensar que resultaría más práctico para llevar los restos de Ricardo al hotel, utilizar los servicios de una camilla o un cesto de la ropa, y estoy convencido de que la rapidez de acción de Luis en esos instantes fue lo que salvó la vida a Ricardo.

Nadie sabe que paso con el extraño bicho, pero les he propuesto volver al lugar y hacer estrictas averiguaciones sobre el particular, y todos los amigos se han negado…Lo he contado como anécdota, pero durante estos dos últimos días, aun se están comentando cosas.

Si volvemos algun día, os daré más detalles de este raro caso

5 comentarios:

Emma dijo...

Bienvenido a la vida virtual, nen!! Pensaba que lo habias avandonado todo...
Oye, y ese bicho ¿que era? me ha quedado la duda, puedo pensar de todo y nada bueno.. Si volveis ya nos contaras... Esto parece un capítulo de CSI..
Besotes, muchos...

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Déjate de volver al lugar en busca de bichos que nos abandonas otra vez.

Saludos y buen regreso.

janys dijo...

Hola Carlos; me tenías preocupada, bueno, la verdad si un poco pero pensaba: "seguro anda de vacaciones" y ve que no me equivoqué; me alegro que tus amigos y tú estén bien ya, pero tengo la intriga de qué fue lo que los atacó y los síntomas de Ricardo. Ya no te desaparezcas, te extrañé mucho. Te mando un beso y un fuerte abrazo. Hasta luego.

Ignacio Reiva dijo...

Bicho raro no?

Esperanza dijo...

¡Que peligro! Si vieras lo que hice yo con el granizo te reirías, en ese bosque hubiera estado felizzzzzzzzzzzz