lunes, 20 de abril de 2009

Curioso y divertido



Este fin de semana salimos a cenar un buen número de amigos y amigas…El restaurante era Argentino y estaba montado dentro de una gran Carpa en medio de un enorme jardín, bien acondicionado, preparado con calefactores para no pasar frió…pero algo de birugi si que hacia…la barbacoa que tenían montada estaba al aire libre, era de unos seis o siete metros de anchura, y sus llamas iluminaban todo el jardín.

John (canadiense) amigo de un amigo de Luis,
resulto herido de consideración a consecuencia de un golpe que le dieron
con una botella de ginebra.

Por la mañana con aire divertido, declaro que todo había sido una confusión…

Dijo que se encontraba debajo de la mesa, intentando calentar los pies de su novia con una vela.
Pero como el jardín estaba tan abarrotado de gente, que no se dio cuenta que estaba aplicando la vela a la esposa de un señor que acababan de ponerse en la mesa contigua.

Y es que no se puede ir castaña perdido por estos mundos, y tengamos presente, que las velas queman que da gusto, es mejor calentase de otras maneras

5 comentarios:

Virginia Palomeque dijo...

Carlos, encontré tu blog muy interesante y divertido a la vez. Realmente me gustó mucho.
Gracias por visitar mis pinturas.
Un Saludo desde Argentina.
Virginia Palomeque

Ignacio Reiva dijo...

Interesante relato. Muchas gracias.

Esperanza dijo...

ajajajajjaa ¡Que canalla! ajajajaja

Éste me ha encantado...

Muchos besos, que gusto tenerte por aquí de nuevo.

janys dijo...

Disculpa, me he reido tanto de lo que le pasó a tu amigo; sé que de las desgracias ajenas no debemos hacer mofa pero, me hace falta sonreir en este momento. Gracias por regresar y por entrar a mi entrada que es tuya también. No me voy a casar, lo prometo. Un beso y un abrazo. Hasta luego.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Y yo que creía que al único que lo confundía la noche era un cubaaaano.