domingo, 26 de abril de 2009

La obsesión de Tomas

Ayer estábamos otra vez toda la peña, y los inquilinos de mi escalera, que ahora se auto invitan cada vez que salen a dar un paseo por nuestra zona rural

Vuelve a salir a salir como comentario el amigo Tomas, de que siempre se imagina que esta enfermo; pero en realidad, a el nunca le ocurre nada. Ya me entendéis ¿verdad?...es de esos que se imaginan su enfermedad, y te están dando todo el día el coñazo contadote sus males (unos pelmas, diría yo).

Estábamos sentados en un bar Restaurante del pueblo, cuando se nos acerca el camarero para preguntar si nos servia algo de comer.

Nos sonreímos unos a otros, y decidimos que igual nos sentaría bien un bocadito.

Tomasin, dijo - - que algo en el estomago ayuda a mantener a raya la enfermedad.

Así que el camarero al pronto regreso con una bandeja de comida, nos acomodamos bien en la mesa para degustar un filetito con cebolla y un poco de tarta de frambuesas.

Yo también debía estar realmente enfermo en esa ocasión, porque recuerdo que, a la media hora de haber empezado a comer, o poco mas, perdí todo el interés por la comida y…cosa rara en mi…no quise tomar queso.

--Terminada la comida, volvimos a llenar nuestras copas, encendimos los cigarrillos y reanudamos la discusión a cerca de los estados de salud.

Nadie sabía a punto cierto que ocurría con nuestra salud, pero estuvimos de total acuerdo con Tomasin…en que se tratara de lo que se tratara, era debido a un exceso de trabajo.

--Lo que necesitamos es descanso - - dijo Guido…a lo que Ballester, e Isa lo aplauden.

--Descanso y un radical cambio de aires…sentencio firmemente convencido…El exceso de tensión en nuestros cerebros ha provocado una depresión en todo nuestro sistema.

Un cambio de aires y la total ausencia de pensar, restablecerá nuestro equilibrio mental.

Tomasin tiene un primo que figura en el censo como estudiante de medicina; por eso se le ha pegado de el esta familiaridad facultativa, y cuando menos lo esperas nos cuenta siempre estas dolencias que tiene, y que luego nos contagia mentalmente.

Conclusión: No quejarse por nada, y pensar siempre que todos tenemos una salud de hierro.

Tenia constipado con baja incluida y mejorando, pero después de toda la movida que nos esta dando Tomas, hablándonos de enfermedades y cosas por el estilo…yo ya estoy casi muerto

¡¡¡Hay que alargar mi baja!!!

Hoy por la tarde noche tenemos una fiesta de disfraces con un suculento premio, y hemos decidido que si uno de nosotros es el ganador nos repartiremos el premio, o lo usaremos en beneficio de todos

2 comentarios:

Esperanza dijo...

Qué bien te la pasas coño!!! A ver si invitas...

janys dijo...

Hola Carlos; tu amigo el hipocondriaco debe tomarse un descanso sino, de verdad va a enfermar. Todos ustedes se la han de pasar de maravilla, cómo quisiera estar allá; disfruta lo que tienes y repórtanos todo. Te mando un beso y un abrazo. Hasta luego.