lunes, 16 de marzo de 2009

Terapia sexual


¿Sabéis que la terapia sexual esta muy acreditada en América? Podría deciros que los americanos son unos entusiastas de la psiquiatría sexual moderna.

Mi amigo Manuel quiso ser visitado por un autentico líder en la materia, y encontró un doctor americano en la calle Balmes. Pidió hora para un día en concreto, se presento a la consulta resultando que el Doctor, era una Doctora, y eso no le entusiasmo mucho, pero puestos en el ajo dejo llevarse.

--¿Qué desea contarme?-- le dijo la doctora

--Manuel le contó minuciosamente lo que pasaba entre el y su novia.
- -Mi novia…Quiere que me siente a mirar como ella y un intelectual, que conoció en la facultad hacen el amor, ¡¡¡ encima es anémico!!!...Y que yo… mientras disfrute del espectáculo, incluso me ha dicho que los jalee de vez en cuando. ¿Qué opina doctora?

--La doctora extrañada de esta extraña terapia…Le dijo: Seguramente recordara usted, que junto con su novia alguna vez habrían hablado de este tema, con la proposición de hacer este trío, pero sin tener que intervenir usted en el acto, solamente jaleando y aplaudiendo. Señor…creo que es el momento de que usted mismo decida…y renuncie rotundamente a la libertad sexual.

--Manuel no estaba muy convencido de tomar esa decisión. El quería que renunciará su novia a esa libertad sexual, pero no el.
--Manuel…Le explico: Que el, creía que todo esto su novia lo hacia porque una vez lo pillo con una enfermerita pelirroja, y que el berrinche que le cogió duro varias semanas.

--La doctora no sabía muy bien por donde tomar es tema, y le dijo que volviese otro día.

--Manuel que es un poco tozudo quería reanudar el tema llamando a su novia para que fuese a la consulta, y así decidir entre ambos el que hacer.

Dice nuestro amigo que la doctora poniéndose en pie saco de su bolsillo una funda de plástico y de esta un bisturí quirúrgico.

--¿Qué va hacer?-- le dijo Manuel

--Una operación...le contesto…mirando fijamente a Manuel--.¡¡Una pequeña operación!!

--¡¡Oh, no!!—exclamo nuestro amigo, levantándose de un salto y cubriéndose las ingles con las manos.

Salio Manuel a toda prisa de la consulta diciéndole que volvería otro día, y hasta ahora no sabemos que haya vuelto.

Yo creo que para esas cosas no son necesarias la terapias sexuales….Solo tienes que aplaudir y jalear a tu pareja Jajaja

Los hay que sexualmente están muy enfermos

4 comentarios:

Esperanza dijo...

Así es, los hay de todo tipo, es lo que tiene la diversidad.

Yo por ejemplo tengo fantasías que si mi abuela conociera me mandaría a sacar sus genes del cuerpo ajajaja.

Me encanta lo que escribes, besossssssssssss

janys dijo...

Carlos; a mí me propusieron un trío y no acepté; quizá me da miedo enfrentarme a lo desconocido o a salir de mis parámetros morales, o tal vez quise demasiado a esa persona como para verlo compartido. Soy del continente americano y no te creas que todos somos tan fogozos o interesados en temas sexuales, más bien, la mayoría de las mujeres reprimimos los impulsos porque crecimos en una tierra machista. Me gustó tu relato, dile a Manuel que no se "agüite" que todo saldrá bien. Un beso y un abrazo para ti.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Dicen que donde las dan, las toman. ¿Vamos a jugar a las cartas? Pues dejemos claro si con baraja española o con francesa. Como usemos dos barajas, al final nos pesará el tener que ir separando unas cartas de otras. Eso sí, que no falte el bisturí, que para empezar a jugar a las cartas hay que “cortar”.

Emma dijo...

Pues oye, cada uno disfruta de una manera diferente. Yo no te voy a contar como disfruto..jejeje..
El sexo tiene un abanico muy amplio, y si la pareja acepta según que cosas, pues adelante, para cuatro dias que vivimos... Lo que se tengan que comer los gusanos, que lo disfruten los humanos..jajaja..
Ummmmm.. besotes..jajaja..