martes, 3 de marzo de 2009

Quiero contaros cosas que pasan en mi escalera…ya sabéis que hay vecinos, y vecinos


Estaba descasando mi siesta y de repente suena como un mazazo el timbre de la puerta

¡Hola! – Dijo la guapa señorita que hizo sonar armoniosamente el timbre de mi puerta

--Entre por favor— abriéndole la puerta de par en par.

--Soy Maribel la vecina de 5º 1ª y estoy curando la jaqueca de Sr. Ballester del 5º 2ª

--Mucho gusto, me llamo Carlos.

--¿De quien hablamos, del Sr.Ballester júnior?-- le pregunte

--¡¡No, no!! del Sr. Ballester senior…No se confunda

--Le conté que este señor es un ángel de bondad

--Si…me lo encontré en la escalera, y lo vi tan apurado, que le invite a pasar a mi apartamento para darle unos masajes en el cuello y lograr que desapareciera su jaqueca. Quisiera que me acompañara para reconocer si el Sr. Ballester tiene aun la cabeza unida a su cuerpo, pues creo que lo he desencuadernado.

Aquello me intrigaba, y decidí hacer caso a la petición de mi futura amiga Maribel (me intrigaba mas ella, que el caso del cogote roto).

--Buenos días Sr. Ballester

--¿Y usted quien es?-- me refunfuño Ballester

--Es Carlos del 3º 4ª, que viene para ayudarnos…dijo la chica

--Después de ver su estado, le indique que estaba padeciendo las consecuencias de la noche anterior, que la reseca se había convertido en una tortícolis galopante…por la mala postura empleada al quedarse dormido en el rellano de la escalera.

Fue entonces cuando Maribel maniobro enérgicamente sobre el pescuezo del Sr. Ballester, arrancándole un ¡¡¡¡Ouch!!!! de dolorosa protesta

--¡¡Quieto!!, Sr. Ballester—le dijo ella

--Es muy fácil decir quieto—replico Ballester--, Habrá que ver la cara que pone si se le queda mi cabeza entre sus manos.

Creo que con esto habrá bastante…¿Qué opina Carlos?

--Dije que la opinión mejor la tenía que decir el Sr. Ballester

¡¡¡Un verdadero milagro!!!... Soy hombre nuevo—nos dijo—

Tengo que decir y hacer constar que nunca había encontrado, ni cocido a gente, y menos del vecindario, tan agradables y bienhechores…Maribel usted resucita muertos, y usted amigo Carlos ha sido un gran apoyo para lograr mi restablecimiento. Esto no puede quedar así. Nuestra amistad ha de cimentarse y hemos de vernos más con frecuencia.

--Se despidió con un ¡Adiós! Maribel… ¡Adiós! Carlos.

Se cerró la puerta…Maribel y yo nos quedamos solos y estupefactos

--Bueno – dijo ella--. Ya hemos hecho nuestra buena acción diaria…no sabemos donde pillo Ballester la mona, pero era de tamaño natural.

Nos despedimos con besos en ambas mejillas, y yo esperando que la cena sea lo antes posible.

5 comentarios:

janys dijo...

Así que esperas con ansia la cena prometida? mira que eres pillo, jajaja; bueno, ni modo, ya nos lleva un punto de ventaja Maribel; enhorabuena. Que seas tan buen vecino habla bien de ti; las obras buenas del día cuentan puntos positivos para nuestra vida. Te mando un beso y un abrazo.

Esperanza dijo...

Vaya, vaya, muchachon...
Ligando en la escalera jajajjaa ¿Quién no quiere unas manos milagrosas en casa? ajajaja

Isi dijo...

Si es que la gente no sabe beber!

Yo también pasaba por aquí para saludar!

Besos obesos!

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Uy, uy, uy, "A MOR"cilla seguro que la invitas, que luego eso REPITE.

Suerte, Calos Casanova.

janys dijo...

Hola Carlos; le hecharé leña al fuego, seguiré tu consejo. Un beso. Hasta pronto.