jueves, 26 de marzo de 2009

Hoy amaneció un día fresquito, pero ayer fue un dia caliente, tanto fuera en la calle como dentro del rellano de la escalera



Ayer miércoles a las 7 horas de la mañana, hora que generalmente nos levantamos las personas normales para asearnos y desayunar...como siempre los ruidos en la escalera suenan como si una guerra hubiera empezado…Maribel,la mayoría de vecinos y yo salimos rápidamente con los uniformes de dormir… ¿Que pasa, que pasa? Gritábamos al oír el follón que se estaba armando en el rellano de la planta baja.
Al bajar a planta…Vemos al Sr. Ballester gritando por la rendija de las puertas correderas del ascensor. ¿Dónde estas?—preguntaba Ballester horrorizado al que estaba dentro.

--El que estaba dentro era el Sr. Gutiérrez…Gritando con todas sus fuerzas a Ballester --¿Dónde crees tú?
¡¡¡En el maldito ascensor!!! - - desde luego—no estoy colgado en el hueco del ascensor fingiendo ser drácula

--¿Y se ha encallado?—pregunto Ballester

Ballester nos miro a todos los vecinos, que estupefactos sin abrir boca contemplábamos las peripecias que se organizaban, entre gritos y golpes en las puertas…la mañana iba pasando distraída

--¿Hasta donde has llegado?—pregunto al Sr. Gutiérrez

--Tengo la cara al mismo nivel que tus zapatos. ¡¡¡Haz algo de una vez!!! –decía Gutiérrez-- los que estamos aquí dentro ya no podemos mas

En aquellos momentos más ruidos, y más chillidos agudos que salían del ascensor…se espacian por toda la escalera despertando al resto de vecinos que aun faltaban por salir.

--¿Qué ha sido eso?—pregunto Ballester

--No lo se, no entiendo el Japonés.
No estoy solo aquí dentro, estoy con otros seis que no hablan nuestro idioma, serán japoneses, chinos o tailandeses, ni entre ellos se entienden.

--Desde dentro gritaba Gutiérrez con voz desesperada—¡¡¡Ballester ves al cuarto de maquinas, tira hacia la derecha la palanca roja que liberara el cable del ascensor, así podrás subirlo o bajarlo con la manivela que hay mas a tu derecha!!!

El Sr. Ballester y yo que le acompañe…subimos raudos y veloces al cuarto de maquinas

El cuarto de maquinas para mi era como la guerra de las galaxias, y para Ballester aun peor. Al fin divise una palanca roja que entre Ballester y yo intentamos forzar para poder liberar el ascensor, después de veinte minutos largos solo oíamos los ruidos chinescos dentro de ascensor, y a Gutiérrez gritando ¡¡¡socorro!!!

--Con el ascensor liberado y con las puertas abiertas, salieron los japoneses disparados hacia la calle, corrian cuesta arriba como desesperados, como si fuesen perseguidos por algún poseso

…Creemos que iban a visitar al Sr. Chang–Lui, o como se llame el del 4º-1ª

--Al estar liberados… Gutiérrez y Ballester, les echaban la culpa a los estudiantes de la universidad en la qué Gutiérrez aún esta trabajando como director

Cuento esto para que veáis la tranquilidad que tenemos todos los días, festivos y no festivos en esta escalera.

Estoy pegando carteles por todas partes…BUSCO PISO POR LA ZONA…interesados y el nº teléfono del móvil