domingo, 11 de enero de 2009

MON ONCLE

Mi tío el inventor

Uno de mis tíos (carnales) acabo encerrado, ya se que todos pensareis que siempre se acaba encerrado. Es verdad, pero el fue encerrado antes de caer pulverizado, y esto evidentemente es mas molesto. Mi tío era un profesor de lenguas vivas y siempre se había dedicado ha fabricar verbos irregulares. Su fábrica por así llamarlo funcionaba de día y de noche…sus hijos tenían que ayudarle a buscar palabras extrañas, y extranjeras que eran su delirio:
Ring… Rang… Rangen…, -- Bing… Bang… Boungen… etc
Toda la casa resonaba con el ritmo estremecedor de sus conjunciones, incluso mi tía tenia que seguir la tarantela de sus conjunciones so pena de un fuerte cabreo por parte de el.
Un día se encapricho de la palabrita bricolage, porque escucho a su mujer preguntarle a una amiga:
¿Qué hace tu marido este domingo?,
…y que esta amiga le contesto:
…Hace bicolage
Le gustaba la palabra y el misterio que ella se encerraba, decía que era una palabra muy filosófica (bricolage)
Como ya es sabido, se trata de construir, por lo general con entusiasmo, mediante la unión de piezas sueltas lo que en un comercio corriente se encuentra ya totalmente acabada y a mejor precio jajaja.
Solo había una cosa que le disgustaba del bricolage dominguero, a saber, el ruido que causa, porque en cada casa hay por lo menos alguien que el domingo temprano se pone a golpear algo particularmente resistente, y que le partía en dos su sueño…raspando, aserrando, clavando, atornillando, enganchando y cepillando, acompañado a menudo por el ruidito de un motor auxiliar de corriente alterna.
Decía que su cólera solo duraba unos pocos momentos. El que es necesario para despertarse del todo. También nos contaba que era entonces cuando sentía por el, y por todos los de su raza, la mayor admiración.
Mi Tío también soñaba a menudo con levantarse un domingo temprano y, golpeando cualquier cosa o haciendo simplemente funcionar un motor, enseñar a los vecinos la forma de afeitarse sin maquina de afeitar.
Cuando verdaderamente nos alarmo, fue el día que empezó a contarnos que hay hombres que tomando un simple baño descubren una ley que revoluciona la ciencia física, o recibir una manzana en la cabeza para proferir la gravitación universal…
Arquímedes, Newton
Nos contaba que sus baños carecían de estos peculiares alcances y que sus estancias en los vergeles de su pueblo no tenían ninguna consecuencia para el universo.
Su decisión de estar pensando todos los días incluidas las horas nocturnas que le bastaba un instante de distracción para verse colocado en el camino de fisión atómica.
Ahora cuando lo visitamos esta mucho más tranquilo y ha vuelto a su búsqueda de palabras tipo bricolage y a sus verbos… be… was… been…, y cuando le decimos:
forget… forgot… forgotten…, mi tío entonces, se olvida de todo

4 comentarios:

Emma dijo...

Entiendo a tu tio, perfectamente, yo hace OCHO, si OCHO años que estoy sufriendo los ruidos del bricolage. Los vecinos de arriba, se arreglan el altillo con ofertas del IKEA, y como son de Barcelona, solo lo hacen en fin de semana. Es la segunda "Sagrada Familia" jaja...
Si el hombre era feliz con sus locuras, allá él, hay gente como el, que es feliz con muy poco.
Ahora entiendo... "de raza le viene al galgo" jajaja... Besos mios

Isi dijo...

Qué grande tu tío, no?. Me ha encantado la historia, que lo sepas.

Un beso

silicongirl dijo...

Hola, he venido a agradecerte la visita a mi blog.
Me ha encantado la historia de tu tio. Es fascinante.
Por cierto, me gusta mucho la música que tienes puesta en el blog.

Un besito, nos leemos

Carmina dijo...

chico tienes una familia de lo mas variopinta... la verdad es que es una caja de sorpresas... pero me he reido mucho con tu historia...besotes y lo del bricologe no es por nada pero cuando le da a un vecino por tocar las narices te acuerdas de toda su familia y amigos...