viernes, 25 de septiembre de 2009

Ser Simpaticos


Si queréis ser simpáticos y tener amigos, sonreír siempre a otos aquellos que estén a vuestro alrededor, en tu negocio, a tu mujer, en tu camino, en definitiva a todo el mundo…eso estará muy bien…¡¡pero!!

Cuando temprano emprendo el camino hacia mi trabajo, empiezo a sonreír a todo aquel que se cruza en mi camino, aunque no tenga ni puñeteras ganas de hacerlo, hago un esfuerzo y me sale una hermosa sonrisa, una maravilla de sonrisa…Pero, cuanto más sonrío yo, tanto mas ceñudos se ponen los otros. Porteros, recepcionistas, agentes, empleados, vendedores, taquilleros…, todos, por alguna razón, parecen interpretar a mal mi sonrisa, y me parece que me dan a entender… ¿Cree usted que hay motivos para reírse?

Si sonrío a una bella Colombiana de paseo por las calles de Barcelona…ni se inmuta lo mas mínimo. Pero si que fascina a un pelmazo que pasaba junto a ella, y se acerca para contarme una batallita que nada me importa.

Si la sonría es a tu mujer…por la mañana, al mediodía, tarde y noche…La repuesta es ¿Qué pretendes hacer algo hoy?

Ósea, que no hay quien entienda a la gente normal como yo

2 comentarios:

Ro dijo...

Ja jajaja...
Carlos: una sonrisa es hermosa... pero sonríe sólo cuando lo sientas... Ese es el secreto..
Cuando sentís la sonrisa en el corazón... ni te importa la respuesta de los demás... porque es entonces cuando estás verdaderamente feliz.
Te quiero, amigo.
Hasta pronto.

nosestamoshablando dijo...

Carlos:
La sonrisa y la risa, son atributos maravillosos, más allá de lo que piensen los otros.
Y es verdad que a veces te preguntan, porqué sonríes.
En mi caso siempre estoy de buen humor, siempre alegre y me encanta estarlo y demostrarlo con alegría.
Sigue así, tal cual eres.
Beso
Lady Baires