viernes, 18 de septiembre de 2009

Arquimides y Newton


Hay hombres a quienes les basta tomar un baño para descubrir una ley que revolucionaria la ciencia física, o recibir un manzanazo en la cabeza para proferir la ley de la gravitación universal…Arquímedes y Newton…

Yo no. Mis baños carecen de este peculiar alcance y mis estancias entre manzanos no tienen ninguna consecuencia para el universo. Decididamente que no pertenezco a esa clase de privilegiados que de repente descubren la razón de aquellos choques que todo el mundo estaba viendo desde hace dos mil años sin acabarlo de entender.

Pero cuando pienso que basta un instante de distracción para verse uno colocado en el camino de fisión atómica, en el fondo me siento mas tranquilo sin ser de esos tan privilegiados

2 comentarios:

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

¿Sabías que las más sabias reflexiones filosóficas se idearon en el cuarto de baño?

janys dijo...

Hola Carlos, Hasta ahora me comunico; mejor hay que bañarnos por puro gusto; te mando un beso; hasta pronto.