lunes, 1 de junio de 2009

El placer de pensar


Guido me dice que escriba algo gracioso, y la verdad estoy en blanco, no se por donde empezar, y es que la crisis se mete por todas partes, pero Guido insiste en darme ideas, que si eso, que si lo otro…pero tengo una nube encima del coco que absorbe mis pensamientos…aixssss

Y es curioso, Me he sentado con el decidido propósito de escribir algo gracioso, y por más vueltas que le doy al tema, no se me ocurre nada que pueda ser gracioso.

De momento…La única idea que me viene a la cabeza es que no tengo un céntimo.

Supongo que ha sido porque me he metido las manos en los bolsillos…

Sentarme así, con las manos en los bolsillos es un vicio que tengo…pero cuando están mis hermanas, primas, tías o demás féminas no lo hago, pues me poner de vuelta y media, y se les oye cuchichear por lo bajinis…entonces no me queda otro remedio que echarlas fuera (las manos, quiero decir).
Dicen que es muy feo que un hombre tenga las manos metidas en los bolsillos ¡¡¡Que me cuelguen si lo entiendo!!! Cuando tenemos las manos en los bolsillos es cuando estamos más cómodos.

Cierto es, que si los bolsillos están completamente vacíos, es difícil para ellas saber que estarás haciendo con las manos metidas en ellos…jeje.

Es entones cuando uno empiezas a pensar en las casas de empeños ultimo escalón posible para darte una tarde de festín con alguna amiga…

Y me gustaría saber por que ley se rige el universo, que después de haber empeñado el reloj, todo el mundo te para preguntado la hora exacta

Hoy me he dado cuenta que hay diferentes grados de pasar apuros. Quien mas, quien menos, los tenemos todos (la mayoría de nosotros mas).

Hay quien necesita, por ejemplo, quince mil euros, y hay quien estaría completamente contento con disponer de doce euros.
En este preciso instante a mí me harían falta cien euros, por poco tiempo, un par de días solo. A mucho tardar los devolvería en una semana. Si hay algún, algún comentarista dispuest@s, que no dude avisarme

4 comentarios:

janys dijo...

Querido Carlos; primero quiero darte las gracias por estar de nuevo aquí; traté de comentarte algo y ya no existía tu página. En seguida, me agradaría ayudarte pero estamos en las mismas circunstancias, la pobreza nos invade. Te mando un beso y un abrazo.

Carmina dijo...

bueno volviste, me agrada que estes por estos mundos y es que cuando te dicen escribe algo de una forma u otra, pues como que el coco se niega las manos se ponen de huelga y no hay forma, y es que la puñetera crisis creo que ya nos invade a todos incluso en la imaginacion y los sueños... espero eso pase pronto si no dejaremos secos de ilusion al mundo. Abrazos muchacho y yo de mometno aun no he cobrado y no se cuando lo hare...

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

No voy a comentar para qué necesitas esos 100 euros, porque ambos lo sabemos perfectamente.

Voy a confesar una cosa: yo soy de los que llevan los bolsillos a tope de cosas (inservibles, por supuesto) y además meto las manos en ellos.

No es que esté tocando el contenido: es que no tengo cinturón y se me caen los pantalones.

Isi dijo...

Yo no puedo y mira que lo siento.

Le debo dinero al churri y no 12 euros precisamente, ni 100 tampoco...Lo siento, pero si necesitas cualquier otra cosa...¿no te hacen unas croquetas? jajaja.