martes, 24 de febrero de 2009

Aquel verano del 2005

No se si recordareis el verano de 2005, que en la playa ni dentro del agua se podía resistir el calor que hacia, un calor sofocante y pegajoso… recuerdo que cuando salías a pasear a las seis de la tarde a los veinte minutos de caminata uno se quedaba empapado de sudor de pies a cabeza

Pues fue en este verano del 2005 cuando fui invitado al Alt Emporda, un pueblecito cerca de Figueres.
Una amiga se casaba, y a la boda fuimos varios amigos de la novia

Eran las doce del mediodía y caía un sol que abrasaba, la mayoría de hombres se habían sacado las corbatas e incluso algunos se fueron despojando de sus chaquetas.

Nos hicieron entrar en una alcaldía del pueblo que como mucho llegamos a penetrar diez personas, el restos hasta los doscientos invitados, estaban empujando desde fuera para ver la ceremonia, lo cual hacia que el calor saliera en forma de grandes gotas por las sienes de todos los que allí estábamos a punto de palmarla.

Mi gran sorpresa fue que el novio era un chico de color, pero no le di ni la mínima importancia, hasta que me entere que era de familia Zulú, eso si que fue un mazazo para mis internos pensamientos, pero en fin…la cosa continuo muy normal.

Después nos llevaron a un descampado en el que habían improvisado un montaje a estilo africano. Trajeron unas rocas que pesarían aproximadamente una tonelada cada una (supongo que con tractor), y formaron como una mesa tipo ritual, allí habían cabras, bueyes, caballos, burros y toda clase de bichos para dar el ambiente necesario a la ceremonia que se iba a organizar. Toda la gente se puso haciendo un corro de unos cincuenta metros de diámetros (más, menos).

En aquel preciso momento se presentaron justo en el centro de corro, el marido y su flamante esposa. Los dos vestidos con los clásicos taparrabos Zulúes…El marido empezó a bailar una zarabanda desenfrenada, rodando por el suelo, y blandiendo una lanza que llevaba en la mano derecha…haciendo caer a un imaginario contrincante, y demostraba así sus cualidades de intrépido guerrero…Al fin, todo termino con el jolgorio pertinente, y los aplausos y los vítores de ¡¡¡viva los novios!!! Que se podían oír por toda la comarca.

Fue un recuerdo inolvidable…Pero inolvidables también fueron las confidencias que me hizo un tío del novio, que era funcionario de Asuntos Indígenas en la ciudad Kimberley, y me confió, después de haberme contado algunos detalles acerca del significado de los ritos.

--Que… (Naturalmente, era un matrimonio amañado…) por convenirle al novio su estado residencial permanente en nuestro país, por los siglos de los siglos…y…

--Que…El autentico matrimonio se celebraría dentro de unos años por el rito Zulú, teniendo siempre en cuenta, que todo marchara bien entre la pareja.

Y como si aquel mazazo no hubiera sido suficiente - - me dijo - -: Mira los collares que llevaban los novios, son verdaderas joyas de arte Zulú, ¿Verdad?... pues no te lo creerás…pero están hechos en Checoslovaquia…yo, que me lo tomo todo muy tranquilamente ¿sabéis?... solo del dije un ¡¡¡ya, ya!!!

Terminamos todos al estilo del novio…en calzoncillos y descalzos de tanto calor que hacia, recordad que fue aquel verano tan caluroso…que a poco mas y terminamos en pelotas picadas.

¡¡¡Eso si son bodas!!!…lo pasamos tan bien, cantado y bailando a lo Zulú…que si todo va bien lo repetiremos en Kimberley

5 comentarios:

Emma dijo...

¿En el 2005 fue lo del calor? Ya ni me acuerdo... pero sí, hizo mucho calor.
Si en una boda normal, ya terminas haciendo toda clase de piruetas y cosas raras (perder los zapatos..jajaja) imaginate en una boda Zulú.. para morirse..jajaja.. A mí seguro que ni me encuentran...
Como no te has esperado te traigo el café aquí... Besotes Carlos.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Pues efectivamente, recuerdo que pasamos calor aquel verano porque fue el único que tenía que dormir destapado por la noche.

Me imagino el juergón que os corristeis en el 2005.

¿No organizasteis una carrerita a ver quién capturaba a la cabra? No habría estado nada mal. Seguro que algún africano habría dado la talla porque en temas de correr...

Carmina dijo...

pa matarlos na mas casarse en verano con el calor que hace, la juerga supongo que mayuscula y las confidencias del tio del novio con el calor y los wiskitos ya serian lal leche... si es que eso de ir de boda es de lo mas educativo... bueno que me enrrollo, no se si eres muy dado a premios no me lo he planteado pero en mi blog de tinta en vena te he dejado uno, me gustaria que pasaras a recojerlo...besos

janys dijo...

Hola Carlos; por lo que veo no sólo en México existen los veranos que te derriten pero bueno, lo importante es divertirte, tal vez estarás hecho una sopa pero la experiencia nadie te la quita. Un beso

Isi dijo...

Mira que original manera de casarse...sea por el motivo que sea, no es el tipico cura diciendo eso de "ya puede besar a la novia".

Yo no recuerdo el verano del 2005, tengo la memoria justa para pasar el día...qué lastimica de muchacha, oyes.

Un besito!