sábado, 8 de diciembre de 2012

El Bicarbonato Sodico


Un par de semanas después la horrendas comidas

Los cuatro amigos estábamos aun enfermos de las pasadas comidas…Estamos de cachondeo, pero hacia tiempo, años quizás, que nunca nos habíamos encontrado tan mal del estomago.

Jorge acariciándose el estomago, se vanaglorio diciendo: No he estado ni un solo día enfermo en mi vida.

¡Bueno ¡… les dije, ¿ahora como nos las apañamos? ¿Tenéis alguna formula secreta?

 Si…admitió Jorge, Supongo que se puede decir que es una formula secreta…Como siempre estábamos de cachondeo… Os diré lo que no dijo Jorge, pero tenéis que guardarlo en la mollera.

 ¡Muy bien asentimos¡ pero si no sabemos donde esta la mollera, ¿Dónde vamos a guardarlo? ¿Estáis de acuerdo? … de acuerdo…respondimos

Bueno, pues, tan pronto como terminemos de comer …nos dijo en tono confidencial…,prescindiendo de si nos encontramos bien o no, nos tomaremos dos cucharadas grandes de bicarbonato sódico. Yo una vez que lo hago, me siento siempre como nuevo.

 Pasó el tiempo y no supimos nada más de Jorge…Hasta que un día nos enteramos de que su padre había muerto de cálculos renales por ingerir demasiado bicarbonato sódico. Dejando una herencia a su hijo Jorge de doscientos mil €. Esperamos que Jorge haya tenido la sensatez de frecuentar mejores restaurantes.

En fin, que…son cosas que pasan

3 comentarios:

Carmina dijo...

Jejejejeje creo que vale la pena no abusar con la comida porque el bicarbonato, las sales, el almax y cualquier remedio contra los excesos se terminan pagando.

Rosa Mª O.G (Rosasinmás) dijo...

¡Ay mare mía!
Qué bien lo pasáis, podríamos decir que "de muerte"...
Un beso Carlos.

Diferente dijo...

Son las consecuencias del buen psladar