jueves, 17 de junio de 2010

Navegar no es para mi





Hace una semana que me fui a Italia para visitar una feria muestras. Tome camarote en un ferry que hace Barcelona…Génova en solo una noche, embarcarque el coche y cuando llegue puede desplazarme con comodidad por donde quisiera en el país vecino.

Todo muy bien durante las primeras horas de travesía, pero a las once y media de la noche se puso todo muy movido, y las vomiteras iban y venia a todo aquel que estaba en el bar del restaurante, cuanto mas vomitaba ellos mas vomitaba yo, un desastre que duro un parar de horitas bien largas…Vaya que fue un desastre de travesía... a la vuelta decidí hacerlo con el coche por si las moscas.

Pero lo curioso del caso es que jamás encuentras en tierra firme a nadie que reconozca haberse mareado en el mar. Y, sin embargo, cuando viajas en barco topas con muchedumbres de gente mareada, cargamentos enteros. Pero todavía es la hora que me encuentre en tierra con alguien que se haya mareado alguna vez… ¿Dónde se esconderán, estos miles y miles de navegantes que pululan por los barcos? Tengo que pensar que es un misterio

2 comentarios:

Lila dijo...

Yo no sólo me he mareado, sino que además casi me orino encima de los nervios.




Besitos (No te pierdas tanto tiempo)

Sonia. dijo...

jajajaaj pobre de ti!!, para la proxima, (si decides que haya proxima) ve prevenido con medicamente para que no te maerees tan facil porque si es dificil no sentir esa sensacion.


muy bueno tu viaje, pero me alegra leerte de nuevo.

un beso