domingo, 7 de febrero de 2010

La alfombra polar

Es fin de semana he decidido decir adiós a todo aquello que representen gastos innecesarios, los cafetitos en el bar, estos fuera ya, los desayunos, las comidas las cenas y la copas después del descanso continuo que tenemos algunos, desde hace un par de años…todo fuera.

Creo que cuando pueda rehacer mi vida normal y poder invitar a mis amigos ya tendremos todos el pelo completamente canoso, esto pinta muy ZP

Luego cuando haya pasado y nos volvamos ha ver las orejas, tendremos que estudiar muy bien a quien invitamos a nuestras casas. Hay muchas clases de invitados.

Existen los invitados a una cena, los invitados a un fin de semana, losa invitados a pasar un mes (parientes y otros) y si no tienes cuidado el invitado permanente. Sin embargo el invitado más amable, más inofensivo y más inocente de todos ellos, es el invitado a una cena.

Y hay que tener en cuenta que en una cena de seis o mas invitados a cenar, es razonable pensar que por lo menos a cuatro de ellos no les guste el anfitrión, sino tampoco la comida.

En una cena...una chica que no conocía de nada y venia de compañera con mi amigo Joaquín, aprovechando un momento en que no la miraba, arrojo una costilla de cordero sobre mi alfombra blanca, de un blanco inmaculado. Rápidamente fui a recogerla, la tome en mis manos y con mucha cortesía se la devolví. Me dio las gracias y, al poco rato volvió a arrojarla sobre la alfombra. La alfombra (que era un oso polar que aun parecía vivo) empezó a parecerse a un campo de refugiados en época de guerras. Volví a recoger la costilla. Pero esta vez, antes de entregársela, enrolle la alfombra y la metí en el cuarto de baño

7 comentarios:

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

¡Vaya invitados! ¡Tela marinera!

Si no le gusta algo, bueno está que no se lo coma. Pero tirarlo a la alfombra...

¡A alfombrazos con ella!

Carlos dijo...

No saben chupar los huesos y los tiran

Saludos

Sonia. dijo...

yo se lo que es tener una alfombra blanca... todo lo que pase sobre ella... no es gracioso =0(

pero que tal se ve?.. a que no la cambias tan facil!.

un abrazo

Carlos dijo...

Sonia

Toma nota...ahora cuando tengo invitados cambio la alfombra por una de tuti colori y por la mañana la aspiradora hace su lavor, solucionado el estropicio que te ocasionan
Besos

Lila dijo...

Menos mal que mí alfombra es negra y, para que no me ocurra lo que a ti, de una vez les sirvo la comida en el suelo ajajjaj

Besos

Carlos dijo...

Lila

¿Comer como los nomadas y beduinos?, me resulta interesante, lo probare en la proxima cena...se tendran que espachurar tod@s jaja

Besos

Incara dijo...

Me he quedado de piedra, como tiran la comida al suelo?, eso ni en un bar.

Mi segunda pregunta, le volviste a poner la costilla en el plato llena de pelos de oso???? jajaja eso es venganza...

BIcos